• Silvina Ocampo

    From Capy@TEMP to ** ALL ** on Sun Aug 10 21:13:00 1997
    Bueno.. ac  les mando algo de silvina Ocampo que me gust¢ mucho!!!

    Informe del cielo y del infierno (de Silvina Ocampo)
    ====================================================

    ejemplo de las grandes casa de remate, el Cielo y el
    Infierno contienen en sus galer¡as hacinamientos de objetos
    que no asombrar n a nadie, porque son los que hay en las casas
    del mundo. Pero no es bastante claro hablar s¢lo de objetos: en
    esas galer¡as tambi‚n hay ciudades, pueblos, jardines, monta¤as,
    valles, soles, lunas, vientos, mares, estrellas, reflejos,
    temperaturas, sabores, perfumes, sonidos, pues toda suerte de
    sensaciones y de espect culos nos depara la eternidad.

    Si el viento ruge, para ti, como un tigre y la paloma
    angelical tiene, al mirar, ojos de hiena, si el hombre acicalado
    que cruza por la calle, est  vestido de andrajos lascivos; si la
    rosa con t¡tulos honor¡ficos, que te regalan, es un trapo
    deste¤ido y menos interesante que un gorri¢n; si la cara de tu
    mujer es un le¤o descascarado y furioso: tus ojos y no Dios, los
    cre¢ as¡.

    Cuando mueras, los demonios y los  ngeles, que son
    parejamente  vidos, sabiendo que est s adormecido, un poco en
    este mundo y un poco en cualquier otro, llegar n disfrazados a
    tu lecho y, acariciando tu cabeza, te dar n a elegir las cosas
    que preferiste a lo largo de tu vida. En una suerte de
    muestrario, al principio, te ense¤ar n las cosas elementales. Si
    te ense¤an el sol, la luna o las estrellas, los ver s en una
    esfera de cristal pintada, y creer s que esa esfera de cristal
    es el mundo; si te muestran el mar o las monta¤as, los ver s en
    una piedra y creer s que esa piedra es el mar y las monta¤as; si
    te muestran un caballo, ser  una miniatura, pero creer s que ese
    caballo es un verdadero caballo. Los  ngeles y los demonios
    distraer n tu  nimo con retratos de flores, de frutas
    abrillantadas y de bombones; haci‚ndote creer que eres todav¡a
    ni¤o, te sentar n en una silla de manos, llamada tambi‚n silla
    de reina o sillita de oro, y de ese modo te llevar n, con las
    manos entrelazadas, por aquellos corredores al centro de tu
    vida, donde moran tus preferencias. Ten cuidado. Si eliges m s
    cosas del Infierno que del Cielo, ir s tal vez al Cielo; de lo
    contrario, si eliges m s cosas del Cielo que del Infierno,
    corres el riesgo de ir al Infierno, pues tu amor a las cosas
    celestiales denotar  mera concupiscencia.

    Las leyes del Cielo y del Infierno son vers tiles. Que vayas
    a un lugar o a otro depende de un ¡nfimo detalle. Conozco
    personas que por una llave rota o una jaula de mimbre fueron al
    Infierno y otras que por un papel de diario o una taza de leche,
    al Cielo.


    Capy



    ... Existen 2 maneras de ser feliz, hacerse el idiota o serlo. (S. Freud)
    ___ Blue Wave/386 v2.30