• Amor a Roma..

    From Equis@TEMP to ** ALL ** on Tue Oct 28 04:27:00 1997
    holas.....

    no me acuerdo si lo mand‚..... creo que no... pero como saco
    un mont¢n de una red de mensajer¡a, me olvido cual mand‚ y cual
    no.... les dejo....

    Presentaci¢n de Amor a Roma
    de C.E.Feiling
    Mirta Rosenberg


    "La misma causa que hac¡a que escribiera una prosa perfecta produjo su ruina
    terrenal y espiritual. Probablemente siempre es desastroso para alguien
    inteligente no ser poeta", dice Lytton Strachey -el escritor ingl‚s que
    revolucion¢ en este siglo el arte de la biograf¡a- acerca de Francis Bacon, y agrega: "Su imaginaci¢n, a pesar de toda su magnificencia, era insuficiente: no
    pod¡a penetrar el coraz¢n de las cosas". Amor a Roma es la prueba de que C.E.
    Feiling no corre ese riesgo: ni siquiera su evidente inteligencia, ni siquiera
    su demostrada destreza pros¡stica, ni los abultados folios de su erudici¢n
    acad‚mica y extra tienen la menor chance de restarle a su imaginaci¢n po‚tica
    una sola braza de profundidad, sino que funcionan m s bien como aguzados
    instrumentos de mediaci¢n -de traducci¢n- de aquel "coraz¢n de las cosas" que
    reclamaba Strachey.
    El Amor a Roma, de Feiling, podr¡a parafrasearse como amor a las palabras, que
    es por cierto la causa fundamental de la poes¡a, pero as¡ se perder¡a el
    pal¡ndrome y creo que en ‚l, en esa expresi¢n que se lee igual de izquierda a
    derecha que de derecha a izquierda, hay impl¡cito algo m s que el gusto del autor por la poes¡a latina y algo m s que un mero juego verbal: una vez agotado
    el sentido en sus posibilidades horizontales, queda el objeto mismo, expuesto
    en toda su belleza. Y viene bien recordar, antes de que el lector se enfrente con este libro de poes¡a, que un poema, adem s de ser sobre algo, es, cuando es
    dichoso, algo en s¡ mismo, pongamos, una suerte de mural s¢nico erguido en un
    presente perpetuo.
    De all¡, de ese presente perpetuo de los poemas felices, se respira en Amor a
    Roma la naturalidad del fen¢meno de apropiaci¢n de poemas de otros, del
    fen¢meno de la versi¢n del original y de la versi¢n sin original, el fen¢meno,
    yo dir¡a, de las lenguas-madres y de las lenguas-padres -en el £ltimo caso, me
    parece que la de Feiling ser¡a el lat¡n-, y del fen¢meno -aqu¡ cito al mismo
    Feiling, en la columna de poes¡a de la discontinuada revista Babel- de que
    escribir poes¡a es siempre escribir en otro idioma.
    Y la cuesti¢n de escribir en otro idioma nos devuelve al amor por las palabras:
    el lector de Amor a Roma posiblemente se vea obligado, urgido por el mismo
    sentimiento amoroso, a recurrir al diccionario, de ser posible en varios
    idiomas, algo que da testimonio, aventuro, del pasado docente del autor sumado
    a su presente po‚tico. En sus poemas, que ‚l incluye con humildad entre las
    versiones, coexisten arca¡smos y flexiones del barroco espa¤ol, un vocabulario
    ins¢lito y giros y expresiones del m s puro lunfardo argentino, combinados con
    un uso riguroso aunque inconformista de las reglas de la rima y de la m‚trica.
    Y eso, que en una primera lectura -hecha hace m s de dos a¤os, cuando el libro
    a£n no hab¡a cobrado su forma actual- me hizo pensarlo como una suerte de
    "Manual" del poeta argentino contempor neo que asum¡a su cultura heredada y
    adquirida y su herencia cosmopolita, ahora, sumado a las traducciones, y le¡do
    de corrido, me sugiere tambi‚n una variedad de autobiograf¡a "fuerte" mediada
    por la cultura, una cr¢nica del gusto hija de la lectura y filtrada por la
    iron¡a.

    Espero que les haya interesado..

    adeus.... =)

    ___ X.......BW/386 2.30