• "Los mejores calzados", d

    From MHS:Horacio Daniel Massim@TEMP to Todos on Thu Mar 5 00:13:00 1998
    De: Horacio Daniel Massimino 4:901/134.0
    Fecha:03 Mar 98 00:16:44
    ­Hola Todos!



    Los mejor calzados
    de Luisa Valenzuela


    Invasi¢n de mendigos pero queda un consuelo: a ninguno les faltan zapatos, zapatos sobran. Eso s¡, en ciertas oportunidades hay que quit rselo a alguna pierna descuartizada que se encuentra entre los matorrales y s¢lo sirve para calzar a un rengo. Pero esto no ocurre a menudo, en general se encuentra el cad ver completito con los dos zapatos intactos. En cambio las ropas s¡ est n inutilizadas. Suelen presentar orificios de bala y manchas de sangre, o han sido desgarradas a latigazos, o la picana el‚ctrica les ha dejado unas quemaduras muy feas y dif¡ciles de ocultar. Por eso no contamos con la ropa, pero los zapatos vienen chiche. Y en general se trata de buenos zapatos que
    han sufrido poco uso porque a sus propietarios no se les deja llegar
    demasiado lejos en la vida. Apenas asoman la cabeza, apenas piensan (y el pensar no deteriora los zapatos) ya est  todo cantado y les basta con dar
    unos pocos pasos para que ellos les tronchen la carrera.

    Es decir que zapatos encontramos, y como no siempre son del n£mero que se necesita, hemos instalado en un bald¡o del Bajo un puestito de canje.
    Cobramos muy contados pesos por el servicio: a un mendigo no se le puede
    pedir mucho pero s¡ que contribuya a pagar la yerba mate y alg£n bizcochito
    de grasa. S¢lo ganamos dinero de verdad cuando por fin se logra alguna venta.
    A veces los familiares de los muertos, enterados vaya uno a saber c¢mo de nuestra existencia, se llegan hasta nosotros para rogarnos que les vendamos
    los zapatos del finado si es que los tenemos. Los zapatos son lo £nico que pueden enterrar, los pobres, porque claro, jam s les permitir n llevarse el cuerpo. Es realmente lamentable que un buen par de zapatos salga de circulaci¢n, pero de algo tenemos que vivir tambi‚n nosotros y adem s no podemos negarnos a una obra de bien. El nuestro es un verdadero apostolado y as¡ lo entiende la polic¡a que nunca nos molesta mientras merodeamos por bald¡os, zanjones, descampados, bosquecitos y dem s rincones donde se puede ocultar alg£n cad ver. Bien sabe la polic¡a que es gracias a nosotros que
    esta ciudad puede jactarse de ser la de los mendigos mejores calzados del mundo.

    ÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄ-

    "Los mejores calzados" apareci¢ en The Censors, a bilingual selection of stories, (c) Curbstone Press, 1988 ÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄÄ



    Saludos,
    Horacio

    ---
    * Origin: Nuevo libro de Mempo: "El pa¡s de las maravillas" (4:901/134) SEEN-BY: 90/0 15 23 95 2001 823/1 900/111 134 138 140 300 309 358 400
    SEEN-BY: 900/500 515 525 600 617 621 748 755 763 901/100 102 104 107
    SEEN-BY: 901/108 109 130 134 148 157 159 163 255 300 322 902/9 100 903/100 SEEN-BY: 904/74 905/100 202 209 401 451 551 552